martes, 10 de marzo de 2009

Aire

Hay cosas que más vale reconocer que no se van a resolver jamás. Pero también hay cosas que pensabas que no iban a resolverse nunca y se han resuelto solas, y en cuestión de días (y hasta de pocos días), sin que tuvieras que hacer ningún esfuerzo.

Hay cosas que te llegan y no esperas, cosas que te sorprenden, como te sorprende abrir los ojos de pronto y darte cuenta de todo lo que estuvo desde siempre ahí, lo que había para ti, al alcance de tu mano, pero tú nunca habías visto. Cosas que no existen aunque parezca que sí, y cosas que existen porque tú quieres que existan. Cosas que no buscas y que aparecen como por un milagro, como si estuviera escrito en alguna parte que tenías que encontrarlas, y se te ofrecen en tu peor momento para enseñarte que cualquier momento puede ser bueno o malo, y es el mismo momento. Que todo depende de cómo lo mires, y desde qué ángulo, y qué eres capaz de ver. Que cómo ves las cosas es cómo son las cosas.

Por eso, muchas veces, hay que aguantarse las ganas de saltar, aunque tengas muchas ganas de saltar (que las tienes), y sentarse y esperar, y seguir esperando, y no aburrirse, y ver por fin cómo las cosas van tomando forma solas. Y mientras, dejar abiertas las ventanas y las puertas para que las cosas entren y salgan, y todo se renueve, y para que lo malo se vaya por la ventana (con el olor a cerrado y las mentiras y las palabras que no debieron decirse) y lo bueno te vuelva a entrar por la puerta (a entrar de frente, o a entrar con los dos pies, que es un dicho muy gráfico pero que expresa muy bien cuál es la única forma de empezar). Para que lo bueno -y lo mejor- entre otra vez en tu vida con una sonrisa sincera y una canción nueva, que no conocías, y una carpeta llena de proyectos que le se salen por los lados y se caen, y que tú recoges y le ayudas a guardar.

9 comentarios:

Lara dijo...

Ah! Berbel, Berbel... a veces siento que somos un alma misma en diferentes cuerpos, en diferentes continentes...
En estos días mucho de lo bueno ha llegado a mi vida con sólo decir: Que venga!!! pero sin esperanza ni desesperanza, simplemente dejando fluir la vida.
Enhorabuena, recibe un beso mexicano de alguien para quien siempre es un placer leerte. Lara

Lara dijo...

Berbel querido... llevo días pensando en ti, ojalá te encuentres bien... si puedes, pasa por mereceralara solo para saber de ti... un beso

rebeca dijo...

Lara,
Berbel nos dejo hace un mes.
Los que lo queriamos estamos muy muy tristes y recuperandonos aun del golpe.

Lara dijo...

Berbel querido:

El hubiera no existe, aunque el corazón insiste. Tenía tiempo de no pasar por acá y me he encontrado el mensaje de Rebeca. QUE DIOS TE CUIDE Y DESCANSES AMIGO MIO!
Rebeca, gracias por avisarme. Ojalá pudiéramos estar en contacto; mi correo es: pauzenh@gmail.com Aunque no tuve el gusto de conocerle, al leer tus líneas se escaparon varias lágrimas. Lo lamento terriblemente.

Demona dijo...

Acabo de enterarme por Lara y aun no me lo puedo creer, Berbel compartio muchisimo con nosotros en soyborderline.com y estoy en shock. Desde lo ultimo que escribio en febrero en el foro se le notaba bastante triste, agobiado. No se, solo mandarle un fuerte abrazo a todos aquellos que le conocieron y tuvieron el gusto de leerle.
Berbel amigo, seguiremos luchando por este maldito trastorno.
Un beso estes donde estes.

Gorgonita dijo...

Oh no! Otro más...joder qué impotencia.

jessi dijo...

Por qué has dejado de escribir???

La reina de la miel dijo...

Acabo de descubrirte y te quiero dar las gracias por tu honestidad. Reconozco lo que cuentas porque lo viví sin lugar a dudas en la persona que más quise en mi vida. Te pongo en mis favoritos con la esperanza de que un día poróximo actualices y reaparezcas. Saludos y fuerza.

La reina de la miel dijo...

He vuelto a entrar y al leer los comentarios previos he comprendido. Lo siento muchísimo, no sé qué puedo decir, me siento algo torpe ahora mismo.